El mundo se sacude no solo por la crisis financiera que pasa en este momento Grecia, sino también por la situación actual de la Isla del encanto, cuando el gobernador caribeño, Alejandro García Padilla, la ha declarado en bancarrota al informar que no pueden pagar la deuda que tienen por $72 mil millones de dólares. Padilla quiere aplazar los pagos e introducir recortes en el presupuesto drásticamente. Lo que puede arruinar los mercados locales y solicitar préstamos altos con otros gobernantes en todo Estados Unidos.
Todo esto debido a la caída de los mercados, en gran parte del planeta. Pero mientras todos los ojos estaban puestos en Grecia, muy lejos del país mediterráneo, que nadie quiere ayudarlos literalmente. Pues una situación similar pasa con la isla del caribe, Puerto Rico, que ahora se ha declarado incapaz de hacer frente a los créditos de las eléctricas municipales. “No hay otra opción. Me gustaría tener una mejor. Esta no es política, esto es Matemáticas” dijo García declaro al New York Times.